EL ROSTRO MÁS BELLO DE LA IGLESIA
image-89add7845c6568cd1676af6c73f44945
.
La nueva exhortación "Gaudete et exultate" del papa Francisco sobre "la llamada a la santidad en el mundo actual", nos parece muy oportuna y muy en la línea de la nueva evangelización. Se puede leer -perfectamente- como un anexo complementario a la fantástica y mil veces imprescindible "Evangelii gaudium", verdadera piedra angular de tantos retos a los que tenemos que hacer frente como cristianos.

Del nuevo documento, destaco sobre todo, lo que para mí es una manera muy acertada y atractiva, de hablarnos del perfil misterioso y bello al que llamamos santidad, especialmente en el contexto -rabiosamente moderno- en el que nos movemos. "La santidad es el rostro más bello de la Iglesia. Pero aun  fuera de la Iglesia Católica y en ámbitos muy diferentes, el Espíritu suscita signos de su presencia, que ayudan a los mismos discípulos de Cristo".
.
Los argumentos del pontífice son, en su mayoría, un verdadero examen de conciencia para todos nosotros, los creyentes cristianos de este etapa convulsa del siglo XXI. Son inteligentes y bondadosos cuestionamientos de nuestra manera de creer, que nos obligan a sentirnos reflejados y examinados, para intentar dar el paso de mejorar como verdaderos testigos de Cristo. Llega hasta el extremo de advertirnos, en algún cuestionamiento crítico concreto, de que "no se trata de un invento del Papa o de un delirio pasajero".
Recibe todas nuestras novedades en tu correo electrónico Suscríbete